sábado, agosto 04, 2012

Hola soy TVE me meo en tu cara

Si hay un fontanero que hace bien su trabajo:  ¿Le despedirías? ¿O a un carpintero? ¿O a un zapatero? ¡¡¡La respuesta es: no!!! (Salvo en el caso del zapatero, que por la herencia recibida cuesta imaginarse que haga bien su trabajo) Pero en el resto de casos… seguro seguro que la respuesta es: ¡¡¡NO!!! ¿Entonces por qué este gobierno lo hace con los periodistas que han recibido premios internacionales por sus telediarios?

"Porque no le interesa" estaréis pensando, bueno, en eso o en sexo… que ya sé que por Internet hay mucho salido… Pero el caso es que se supone que la televisión pública debe ser objetiva, y colocar a periodistas que son simpatizantes de la FAES no parece objetivo, y cargarse programas que son líderes de audiencia en su franja menos, pero lo peor de todo no es eso, lo peor de todo es que lo hacen abiertamente, con total impunidad, cuando normalmente este tipo de cosas se hacen a escondidas… entre unos matorrales si estás en el campo, o si eres tía y te hacen corro entre dos coches… Pero no, estos nos mean en la cara (esta frase les encantará a los que antes estaban pensando en follar, panda de pervertidos)

Y lo más cachondo de todo esto es que no pasa nada… ellos colocan a sus amiguetes fachas para manipular el mensaje, lo ve todo el mundo, y no pasa nada… Dicen que otros vendrán que bueno te harán, pero bueno, también dicen que la droga es mala y gracias a ella no hay más discos de Amy Winehouse… Pero a lo que voy, el gobierno del PSOE tuvo más defectos en su legislatura que Jordi González en su piel,  sí, pero al menos el tema de la televisión lo llevaba bien, era objetiva, pudimos ver a Ana Pastor dando caña a la izquierda y a la derecha, vamos… haciendo bien su trabajo, lo que pasa es que el gobierno no quiere periodistas ni papel higiénico, quieren lenguas agradecidas que hagan la función de toallita húmeda, porque así después de chuparles el culo les pueden decir lo grandes que son.

Y lo peor de todo esto no es que el PP haya conseguido (una vez más) hacer de la televisión pública su televisión privada, lo peor es que yo odio la escatología y me han tocado tanto los cojones que he tenido que escribir cosas como lo de la toallita húmeda.

Gracias Mariano.