lunes, octubre 19, 2015

El debate lo ganó Albert Rivera (Si eres tontico)

En el debate Albert Rivera no buscó atraer al votante de centro, buscó atraer a votante tontico, ese al que la cabeza no le da demasiado y se zampa los cuatro tópicos con patatas, kenchun, y mayonesa ella lo bate como haciendo mayonesa.

"No te voy a sacar eso de Venezuela ni lo de Cuba" o algo parecido dijo el hermano delgado del famoso deejay Kiko Rivera Fanegas, para poco después sacarle lo de Venezuela y lo de Cuba, muy fiable todo, sí señor...  Después de que Pablo Iglesias abriera la posibilidad a la nacionalización de alguna empresa puntual que incumpla la constitución, Rivera respondió: "Es que no se puede expropiar como en Venezuela, lo queréis nacionalizar todo, eso es muy antiguo, es Cuba"  o algo parecido (sí, he vuelto ha decir o algo parecido, lo cual deja claro dos cosas, por un lado tengo una memoria de mierda, y por otro lado, ehh... ummm... no me acuerdo)

Ante tal contradicción nuestro amigo tontico no pensará: "Ha mentido Rivera, y además ha utilizado de manera demagógica la declaración de Iglesias para crear un discurso en el que Iglesias dice que quiere hacer política venezolana, cubana y pro Skeletor", no... nuestro amigo tontico habrá pensado que Rivera es diferente porque no le iba a sacar lo de Venezuela y lo de Cuba, porque además no le hace falta, porque Albert es mucho Albert... y cuando se lo haya sacado ya ni se acordará y dará palmas gritará a la radio: "¡¡¡Eso es, dale al venezolanocubanoskeletoriano!!!" (Sí, he dicho que se lo gritará a la radio y lo ponían en la tele, no es un error mío, es que es tontico)
Lo peor es que Rivera bajo la imagen de nueva política no paró de utilizar esas artimañas de tertuliano cutre, rollo Inda, pero eso sí, con mucho mejor tono: Que si la política económica que planteas es franquista, que si todos queremos la paz mundial, que si a mí también me gustaría dar un salario a todo el mundo solo por nacer... 
Por un lado se quería desligar de la derecha rancia criticando la economía franquista y de paso aunque él supiera que estaba diciendo una gilipollez le echaba mierda a Podemos, y por otro lado diciendo cosas como que a ellos también les gustaría la paz mundial, intentó hacer ver que los podemitas son una panda de frikis que proponen cualquier gilipollez flower power porque son muy hippies, pero que en realidad son medidas irrealizables, no como las suyas, porque ellos son muy de fiar.


Ante tales artimañas una persona normal se da cuenta de que está ante alguien que más que a la presidencia del gobierno se debería de presentar al casting de tertulianos de Sálvame, porque además el amigo Rivera salió bastante acelerado (inserte aquí su chiste haciendo referencia a la foto de las elecciones catalanas) no dejaba hablar a Pablo Iglesias, cuando Iglesias lo conseguía le interrumpía, cuando no le gustaba lo que decía le metía el dedo en el café y le decía "A que jode ehhh" (esto último es mentira, pero habría sido muy gracioso)

En definitiva, creo que Albert Rivera se mostró como un buen vende motos para tonticos, con una soltura infinita ante las cámaras, utilizando la demagogia con maestría, y procurando no pisar más charcos de lo recomendado, porque claro, ahora vienen los primeros resfriados de Octubre, y son los peores porque no te lo esperas, de repente bajan las temperaturas, no has subido la ropa de invierno invierno del sótano por pereza todavía, y te acuestas con la colcha y poco más, y al final pasa lo que tiene que pasar, que te despiertas pajarito pajarito ¿de qué estaba hablando?
 
A pesar de todas estas observaciones, si Rivera acaba como presidente me retractaré de todo lo dicho anteriormente para ver si me da una subvención para rodar una peli. NO, ES BROMA, con que me de una subvención para un corto me vale. NO, ES BROMA DE NUEVO. 
Si Rivera acaba como presidente y cumple lo que dice nos encontraremos ante un gobierno de derechas más razonable y menos sucio de corrupción, que tomará medidas equivocadas, pero no tantas como las que nos ha dejado el nefasto gobierno del PP. (Uy... Estoy diciendo cosas positivas de Rivera... ¿Seré un poco tontico también?)

Y ahora hablemos del otro debatiente o debatidor o debatiense: Pablo Iglesias. 
En su giro a la moderación, y sabiendo que en el pasado le tachaban de agresivo, hasta que empezó a calentarse un poco la entrevista con el paso de los minutos estuvo muy blandito, dando una imagen de debilidad que probablemente benefició a Rivera. Además falló como un campeón cuando se mostró dubitativo ante la pregunta de como acabaría con el paro en España. Ehhh... Hola Pablo, que estás en España, un país donde el paro es la máxima preocupación de todos los españoles y españolas, si no contamos a los de La Moraleja y La Moralejo, que entonces es: ¿Playa o montaña? ¿Cual de las dos cosas me compro hoy?


Pero a pesar de ese arranque blandurrio y torpe, y a pesar también de soltar sin parar expresiones que solo se podrían justificar porque el debate se grabó en un bar ("Hostias" "Joder" etc...)  según fue avanzando la entrevista Pablo Iglesias fue adquiriendo más protagonismo, mojándose más, y lanzando mensajes más claros y rotundos que ayudaron a que remontara un debate en el que en general creo que ambos han ganado votos (Y Évole espectadores de una manera totalmente merecida), y donde creo que el espectador que no es tontico ha llegado a una conclusión rotunda, clara, y precisa: Estos mucho hablar mucho hablar pero al acabar ninguno ha sacado la cartera y ha dicho: "Tranquis, que pago yo"

lunes, junio 29, 2015

"Veranos..." #HistoriasCasiReales

El primer verano que recuerdo es el del 92, sé que es el verano de ese año, sin ninguna duda... Pero no porque tenga una memoria prodigiosa, o porque a mis nueve años viviera una gran aventura en la época estival (ya, ya sé que es una expresión que puede resultar pedante "época estival", pero coño, es mejor que repetir otra vez la palabra "verano", ¿no?, mierda... ya lo he vuelto a repetir...) El caso es que recuerdo que fue el 92, no porque viviera una aventura tipo "Los Goonies", lo recuerdo por Curro y por Cobi, las simpáticas mascotas de la "Expo de Sevilla" y los Juegos Olímpicos de Barcelona, qué simpáticas... sí, porque no eran feas, no... eran... ehhh... ummm... simpáticas.. sí, eso... "simpáticas" ¡¡¡Dios, qué feas eran, joder!!! 


Recuerdo estar en calzones mi habitación, ¡¡¡SIN ORDENADOR!!! ¡¡¡SIN INTERNET!!! en definitiva, y visto desde hoy ¡¡¡¡¡¡SIN VIDA!!!!!!, viendo la tele por la noche, con la ventana abierta y la persiana casi bajada del todo, dejando que el caluroso aire típico del verano madrileño entrara en la misma habitación en la que estoy escribiendo estas líneas. Es lo que tiene estar en el paro, es más barato escribir aquí que ir a un Starbucks, además, aquí también tenemos café del que ponen allí, lo único que lo llamamos por su nombre: Agua del váter.

Lo más destacable del aire veraniego que inundaba mi habitación era el tufillo que entraba debido a la relativa cercanía de una depuradora a mi barrio, lo cual era malo porque el olor era bastante desagradable, pero bueno porque con el colocón que llevaban, los mosquitos de mi barrio eran muy fáciles de eliminar, y es que parecía que iban bailando La Macarena los muy gilipollas. Recuerdo como cuando se acercaba la noche la pestecilla inundaba mi barrio, un barrio en el que todavía había yonkis y descampados... lo cual me hace sentir como un viejo, porque yo puedo afirmar con total conocimiento, y un palillo en la boca: "Que antes to esto era campooooo"



Los años pasaron, los yonkis supongo que murieron, y los descampados dieron paso a urbanizaciones, yo mientras tanto fui creciendo, y los horribles peluches de Cobi y Curro a los que tanto cariño les tenía desaparecieron por ciencia infusa, porque según mis padres no los tiraron... "¡Pápa! ¡Máma! ¿Dónde están los peluches?" "No sé, hijo, no sé.. por ahí estarán...", todavía los estoy buscando...
Por cierto, y para los listillos, la tilde está puesta así adrede, a ver qué os creéis, que soy guionista, ay ke ber... 

Los veranos en este barrio modernizado eran distintos, era más mayor, sacaba peores notas, y me pasaba haciendo deberes tooooooooooodas las tardes bajo el yugo implacable de mi padre, y lo que él llamaba "Plan Soviético", si no te aprendes la lección no sales, era un plan estricto pero justo. Aunque si en aquella época hubiera sabido que Lenin era el precursor de todo aquello probablemente me habría cagado en sus muertos, aunque pensándolo bien, si hubiera sabido a aquella edad quien era Lenin, probablemente no me habría quedado ninguna para Septiembre.



Para más inri, ¡Qué no falte el inr!i, ¡Venga más inri!, ¡Inri para todossss! ¡Que invita Inr-ique Herrero! (perdón) 
Para más inri, ¡Otra más de inri! ¡Qué rule! (no, en serio, perdón) 
Para más inri, al llegar agosto Madrid se quedaba desierto, y mis amiguitas y amiguetes escapaban a sus respectivos pueblos, donde oye, no sé que les daban allí, que cuando volvían contaban historias fascinantes, allí los que no les gustaban a ninguna niña arrasaban con las niñas, los que jugaban mal al fútbol ganaban trofeos fútbol, y hasta los que tenían el pueblo en Cuenca tenían la casa justo al lado de la playa... 
Así que os podéis imaginar, para mí agosto era un asco, iba con la bici, a cursos de natación, y olía pegamento, lo del pegamento no es verdad, pero le da un toque más de drama social, y eso siempre queda bien.

Por aquella época viví unos de mis mejores veranos, como aprobé todo me llevaron a ver la ciudad donde nací: Barcelona, y además fuimos a la playita. Barcelona me encantó, el mar, las palmeras, que eres un crío y flipas con cualquier cosa... Realmente fue genial, yo de pequeñín era muy futbolero, y me llevaron al campo del Barça, sin lugar a dudas cumplí un sueño, pero lo mejor de todo no fue eso, lo mejor de todo es que al llegar septiembre fui yo el que le gustó a un montón de niñas catalanas mientras ganaba trofeos de fútbol al lado de la playa.



También por aquella época, algún año antes, o alguno después, viví el que hasta la fecha era el peor verano de mi vida, y es que en uno de los cursos de natación anteriormente citados me caí como un gilpollas, y me rompí el codo como un campeón, como un campeón de gimnasia paraolímpica, eso sí, porque estuve a punto de quedarme con el brazo gilipollas. No os hacéis una idea del dolor, me lo rompí por dos sitios, y solo puedo decir que es peor que una patada en los gemeliers, los chicos os podéis hacer una idea, y Carmen de Mariena también... Pero bueno, por suerte y horas de dolorosa rehabilitación el brazo quedó perfecto, muy luminoso, para entrar a vivir, ideal parejas.

Después, en la adolescencia y en la juventud la historia cambiaría, y hasta agosto empezó a molar, que si visita al pueblo de no sé quién, que si a la playa con no sé cual...
Aunque curiosamente hasta hace tres o cuatro años odiaba el verano, el calor en la calle, el frío en el cine, el escalofrío en las tiendas de golosinas... Pero desde hace unos años me gusta, son unos poquitos meses, en los que te puedes tirar de bomba a la piscina, ir con chanclas y calcetines, y sobre todo, puedes mear tranquilamente en el mar. 

Es broma, en realidad odio que la peña se ponga a mear en el mar, ¿Por qué está bien visto? ¿En qué momento lo dimos por bueno? ¿Por eso el agua sabe salada? Creo que será mejor que no me haga más preguntas, no por nada, solo porque entre lo del mar y el calor que me está entrando creo que empiezo a recordar porque no me gustaban los malditos veranos...

domingo, junio 14, 2015

Guillermo Zapata, una historia de injusticia poética

A principios del año pasado, cada semana hacía un vídeo de humor y política en La Tuerka. Todo era precioso, ellos como buenos venezolanos me pagaban en arepas, y yo como buen español, comía paella mientras veía los toros en un sueño, porque evidentemente estaba siempre echándome la siesta...

Pues bien, una semana hice un vídeo llamado "Los Premios Polla", eran como "Los Goya" pero se concedían a los que habían dicho la pollada más grande, ¿es una idea novedosa? probablemente no, ¿revolucionó el mundo del humor? seguro que tampoco, ¿aun así es mejor que Vicky Cristina Barcelona? hasta una colonoscopia es mejor que esa película...

El caso es que inmediatamente después de la emisión de ese vídeo, recibo en Twitter una agradable mención, que entre otras lindezas dice que mi vídeo es "machista y homófobo", a lo que respondí algo parecido a esto "y satánico y de Carabanchel", evidentemente me lo tomé a broma. Tras mi tuit, recibí otra cariñosa mención que decía algo parecido a esto "Satánico no machista de mierda", a las pocas semanas de esta agradable conversación, me llaman de la Tuerka y me dicen que mi sección se queda standby, que en venezolano significa que se cancela.

Sí, lo habéis adivinado, ese tuitero cariñoso era Guillermo Zapata, el mismo al que ahora le piden que dimita por sus tuits ¿Es el karma? No... es una putada, yo a pesar de
lo anterior le voté, porque pertenecía a un proyecto de cambio muy prometedor, porque todos tenemos derecho a equivocarnos, y porque admitámoslo, soy un tío muy majo. Pero volvamos al tema putada, ahora le va a tocar a él el ser acusado de algo que obviamente no es, y que va en contra de su ideología, lo cual lamento, por él, porque nadie se merece un linchamiento injusto, y sobre todo por "Ahora Madrid". Los tuits de Guillermo a partir de ahora serán un arma para el PP de Madrid, y eso es peligroso, si su líder tiró la moto de un agente de seguridad con su coche sin tener un arma ¿¿¿¡¡¡De qué será capaz Esperanza Aguirre teniendo una!!!???

Bromas, e ironías a parte, estoy contento de haber sido parte de La Tuerka, un sitio donde no cobré ni un céntimo ni una arepa, pero donde gocé de una libertad de expresión total. Y estoy aun más contento de que Guillermo Zapata sea concejal de cultura, porque eso significa que Carmena es nuestra alcaldesa, y que el cambio es posible (o al menos eso esperamos muchos)

Pero no puedo evitar acabar el post con tristeza, porque si lo anterior me alegraba, el vivir en una sociedad en la que se juzga a las personas sin tener en cuenta sus intenciones, si hay ironía o no, o si ciertas afirmaciones solo son sarcásticas, me entristece. Está claro que aunque el español sea un idioma muy rico, hay españoles mentalmente muy pobres... 

¡¡¡Dejad en paz a Guillermo Zapata, lo que importa AHORA es MADRID!!!


viernes, mayo 15, 2015

Cine para el finde "Los Vengadores 2 La Era de Ultrón"

Mi review de Los Vengadores 2 - La Era de Ultrón ya está aquí, así que disfrutadla con salud o quien os de la gana, que pa eso está, besis!!!!!

jueves, marzo 26, 2015

Pedro Reyes sí era un mago y no el mierda de Harry Potter

Desde pequeñito, desde muy pequeñito, quería dedicarme al humor, esto puede parecer raro, pero conociéndome lo raro no es eso, lo raro es que mis primeras palabras fueran: "Mamá y papá" y no: "Esto es una señora que tenía un perro que se llamaba "Miss tetas", esto explica que Pedro Reyes fuera uno de mis referentes ya en esa época en la que mi mayor preocupación era que el bocata del recreo fuera de jamón serrano y no de chopped pork (os puede parecer una tontería de preocupación, pero no lo sería tanto cuando no era al único al que le preocupaba, al hijo puta que me lo robaba también le preocupaba un montón...)

Sí, lo habéis adivinado, lo del hijo puta era broma, nadie le querría quitar el bocadillo a alguien que lo lleva de chopped pork... pero lo que es totalmente real es que a Pedro Reyes le recuerdo como uno de los primeros cómicos que me fascinaron, sus historias surrealistas me flipaban, la de la vaca, la del globo... conectaban conmigo, un niño que cuando mandaban hacer redacciones en el cole escribía historias de risa que contaban como unos yogures pretendían dominar el mundo, sé que escribir algo así en el colegio puede parecer una locura, pero la culpa no era mía, la culpa era del gobierno por permitir que se vendieran chicles con droga en la calcomanía.
 
El tiempo pasó, me salió el bigotillo, pelos en ciertas zonas, y mi juvenil voz dejó paso a mi seductora y sensual voz adulta, pero a pesar de estar en plena edad del pavo, cada vez que salía Pedro Reyes en la tele seguía siendo una alegría, y aunque los años fueron pasando, y fui cambiando de amistades, de bares, de mudas.... sobre todo de mudas, que uno es muy limpio, esa alegría al verle nunca cambió.

Y si verle en la tele era una alegría, verle en directo fue una fiesta qué fantástica fantástica fantástica esta fiesta, una hora de risas, una hora repleta de surrealismo y magia, porque Pedro Reyes tenía esa magia que solo tienen unos elegidos, esa que les permite ser graciosos hasta leyendo las instrucciones de una taladradora sin necesidad de hacer chistes de "Nena, ¿quieres probar mi Black and Decker?", cualquier cosa que saliera de su boca tenía gracia, salvo los gapos, que en vez de gracia tenían microorganismos.  
Gracias a su magia sería absurdo analizar un guión de Pedro Reyes de manera fría, primero: porque lo más probable es que no le encuentres ningún sentido, y segundo: porque pillarás un resfriado como no vayas bien abrigado.

No le conocí en persona, no sé si era majete o un borde, si olía a rosas o a sobaquina, pero lo que sé es que siempre le estaré agradecido por haberme hecho feliz, sin su presencia esta cosa tan absurda como su humor llamada vida será un poco peor, hasta siempre Pedro Reyes.